Kuzu no Honkai

Como ya no veo tantas series ni cosas, cuando me pille que termino una me obligaré a escribir una pequeña opinión. Al momento de escribir esto hace ya casi un par de semanas que terminé de ver este anime, Kuzu no Honkai, antes de que se me olvide voy con ello.

Hay spoilers, así que avisado estás.

Kuzu no Honkai, traducido así literalmente como Escorias de la sociedad, es un seinen, se supone que no es mi primera aventura en el género, pero sí es cierto que probablemente sea el anime con más escenas para adultos que haya visto (obviando el hentai).
Cowboy Bebop o Psycho-Pass (aún pendiente de acabar) también se categorizarían ahí, pero tenían otro rollo distinto.

Por momentos con Kuzu no Honkai pensaba que estaba viendo una novela algo tórrida adolescente. Al final el enfoque de la serie me agrada, ya que no va todo color de rosa para la protagonista principal, Hanabi, tal y como se intuiría. La típica adolescente enamorada de su Onii-chan, que encima ahora es su profesor en secundaria, y quizás solo porque el enfoque no es el esperado ya me ha gustado lo suficiente como para recomendarla.
Además es una serie corta, de 12 episodios en torno a los 20 y poco minutos.

Los personajes están logrados, los adolescentes no son los putos máquinas de un shonen, y el único «súperpoder» que tienen de serie es que lo de follar y magrearse lo llevan bastante aprendido. Por lo demás en cuanto la cosa sentimental se pone seria, se les ven las carencias, dudas y como claudican hacia lo que pensaban que tenían controlado.
De los adultos, quizás el personaje de la profesora de música, no recuerdo nombre, es el que más odio podría llegar a despertar a la audiencia, porque la señorita va a lo que va con los hombres, y creo que podría llegar a ser más fácil empatizar con sus «víctimas». De joven quién no ha sentido cierto peligro si a tu crush se le acercaba un cabronazo y ella le reía las gracias, y viceversa con las chicas.
Eso sí, viéndolo con perspectiva al final me parece el mejor personaje para disparar los acontecimientos para el mantra que saco yo de la serie. Incluso ella no es pintada al final como malvada, si no que tras la boda con el profesor hace las paces con Hanabi.

Me gustó de la serie que al principio se desarrolla todo como el dicho de «un clavo saca otro clavo», pero que Hanabi es lo suficientemente madura, tras todo ese año de instituto, de seguir su propio camino y acabar sola en busca de algo mejor en el futuro.
Después de que Mugi, sabiendo como es la profesora, le dé igual ser usado de esa forma, me parecería demasiado premio y un final muy de carpeta de 13 años que acabase con Hanabi y ambas parejas fueron felices y comieron perdices. Imagino que al no ser esto una serie de niños, pueden llevarse las cosas por un cauce normal.

En cuanto al dibujo me parece genial, con muchas transiciones como si de un manga se tratase, cosa que me agradó. Y las secuencias subidas de tono, que no son pocas por capítulo, están llevadas muy elegantemente.
No se ve nada que haya que pixelar, ni se cae en un abuso «porque sí» para rellenar tiempo.

En resumen, que no sé dónde la vi recomendada, me apunté el nombre, y resultó ser una grata sorpresa para el tiempo que hay que echarle.
Le doy un 6.5/10.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *