Come bien haciendo nada – Crema de calabacín

Saludos, amantes del comer.

Macho ¿en serio vas a hacer una crema de nada? Dónde está la salsa de Gorgoroth. La salsa de Gorgoroth llegará, tranquilidad, pero este lunes al pasar por Mercadona, mientras hacía cola en la caja saqué una foto a una cesta random porque me da mucha rabia cada vez que veo los brick de cremas preparadas.

Como de todas formas es algo que suelo hacer a menudo, ya mato dos pájaros de un tiro.

Primero de todo conozcamos a nuestro enemigo.

Según la página web de Mercadona, estos bricks contienen:
Agua, calabaza (23 %), hortalizas (19%) (zanahoria, patata y cebolla), nata, almidón modificado y fibra, mantequilla, sal, azúcar, lactosaproteínas y grasa láctealeche, extracto de levadura, aromas naturales (contienen apio y leche).

Ya si somos intolerantes a la lactosa vamos realmente jodidos con esta mierda, que sí, vale 2€ el pack al parecer, pero el porcentaje de calabaza es irrisorio (¡para ser una jodida crema de CALABAZA!) y lleva hasta aromas de a saber qué. Mejor pasamos a ver el esfuerzo que nos supone hacernos nosotros la crema. El coste de los ingredientes que utilizaremos me daría vergüenza comentarlo.

INGREDIENTES

  • 2 calabacines
  • 1 Cebolla
  • 2 patatas medianas
  • Pack de aderezo amateur (Sal, pimienta, aceite de oliva)
  • (Opcional) Pan tostado, cebolla frita, cualquier cosica crispy que nos guste

Nos lavamos las zarpas lo primero de todo, no seáis guarretes. ¿Tratamos con verduras? Pues antes de pelarlas ya les pegamos un fregado también.
Nos quedará algo así. Lo que «más» ciencia tiene aquí es el calabacín, que hay que quitarle la parte donde vienen las pepitas.

Demos un salto, esas verduras las troceamos en cachos, cuanto más pequeños se harán antes, especialmente las patatas. Pero sin esmerarse mucho. Lo metemos en una olla y echamos agua. Ojo aquí, yo soy partidario de no abusar, más adelante se puede corregir de agua en cualquier momento, pero si nos pasamos la cosa se pone más fea.
Las primeras veces la cagarás, es cuestión de encontrarle el punto. Le ponemos sal y un chorro de aceite de oliva.

A los 5 minutos aprox de que empiece a hervir el agua, empezamos a remover con una cuchara el contenido de la olla. Que vayan turnándose las verduras que hasta ahora no habían catado la parte de abajo. Pegadle un meneo cada rato, si os habéis quedado demasiado cortos de agua se puede ir rectificando aquí.
Mientras tanto podéis echaros una partida al Hearthstone, ver algún video de gatos en Youtube. Esta vez no utilizamos cerveza en el plato, así que no podemos bebernos lo sobrante.

¿Deberíamos echarle cerveza a la crema?

El calabacín prácticamente es agua y empezará a mermar y desaparecer con los meneos, la cebolla tres cuartos de lo mismo. La duración puede variar, depende de lo que tarde todo en sucumbir al calorcete, pero vaya, al final todo cae en cosa de 20-30 minutos.
Cuando las patatas estén a toque de cuchillo como si fuese seda, podemos apartar del fuego y traernos a nuestra amiga la batidora.

 

Es el momento de ir catando para corregir de sal. Se le puede echar otro chorrico de aceite si lo acepta. ¿Tenéis queso abierto? Echadle, del que sea.
Yo a las cremas estas semanales le añado un par de quesitos normalmente, para darle consistencia.

Al final nos va a quedar una crema espesica y a la cual, para darle más gracia podemos acompañarla del crispy que nos haga tilín y cualquier mierda que se os ocurra.
Esta llevaba una pizca de pimienta molida y cebolla crujiente, porque tengo abierto un bote básicamente.

¡Chaaaacho pero a mí me gusta de zanahoria con calabaza, que soy muy naranja yo! Pues muy bien, artista, quita el calabacín y le metes unas cuantas zanahorias y un trozaco gordo de calabaza. Seguro que tú puedes.

Ah, nos sobra, además del plato que nos hemos comido, unos cuantos tuppers. Admite congelarse y sacarla más adelante, pero MADRE MÍA TE DIGO YO A TI QUE no te van a durar mucho. Por la noche, y más ahora, entra que te cagas.
Así que no me jodáis con las cremas preparadas que se tarda media hora en total en hacerte unos buenos tanques tú mismo y sin cosas extrañas en su contenido.

La vida del soltero es dura. Siempre sobra comida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *